Sin categoría

Ventajas de usar una agenda anual

Ya queda menos para acabar el año y con ello llega la hora de ir pensando en comprar o cambiar de agenda para el año siguiente.

Como bien sabes, utilizar una agenda anual y en soporte de papel tiene multitud de beneficios y ventajas.

  • Ordenar toda la información en un solo lugar.

Esta es una de las principales ventajas de tener este hábito. Puedes organizar y planificar todas las tareas reuniones de trabajo, citas, así como datos más personales como médicos, cumpleaños, etc.

  • Estructurar tu tiempo.

Aunque cada vez surgen aplicaciones tecnológicas que cumplen buenas funciones de gestión del tiempo, la realidad es que la agenda tradicional en soporte de papel sigue triunfando porque ofrece precisamente esta funcionalidad, útil y cómoda.

Además podrás tener una visión más realista de tu tiempo.

  • Puedes llevarla contigo

Las agendas de papel puedes llevarlas siempre contigo; allí donde vayas. Puedes meterlo en el bolso, mochila… Y lo mejor es que este tipo de soporte no es vulnerable a los efectos negativos que pueden sufrir las tecnologías, como errores, baterías, etc.

  • Agenda totalmente personal.

Una agenda de papel está escrita a mano. Es decir, al tener que anotar tú con tu puño y letra cualquier observación interesante o importante lo hace muy personal. Añadiendo tus abreviaturas, pegatinas, dibujos, bolígrafos de colores.

Además, será un bonito recuerdo en el futuro, cuando la leas y no puedas evitar revivir los momentos especiales en tu vida laboral. Como si se tratara de un diario personal.

  • Liberas tu mente.

Resulta muy cómodo consultar el día previo cuales son las obligaciones, tareas del día siguiente. Y así, cuando tienes todo anotado, te relajas y tranquilizas. Así evitarás despistes innecesarios, como por ejemplo, olvidar una reunión importante.

  • Organizar tu agenda.

Tener la agenda organizada te permite logar tus metas dado que podrás controlar cuándo y cómo quieres llevar a cabo tus actividades.

Además, llevar una agenda te permite establecer un seguimiento de tu rutina.

¿Qué elementos son necesarios en una agenda?

  1. Debe ser tu alter ego.

Debería estar siempre contigo o casi siempre a tu alcance. Así podrás anotar cualquier cosa que debe ser recordado. Nunca sabemos si lo que debemos recordar puede ser de utilidad más adelante o algo insignificante. Pero qué mejor que tenerlo anotada que luego estar intentando recordar.

  1. Ser repasada con frecuencia.

Lo recomendable sería revisarla antes de dormir, así podrás hacerte una idea de lo que harás al día siguiente y organizarte cuándo te levantas para enfocar todos los planes acorde a tu planificación.

También podría ser por la tarde al finalizar toda tu tarea del día. Busca tu mejor momento para hacerlo, pero de nada sirve tener una agenda sino la revisas y pasa desapercibida.

  1. Elimina las tareas realizadas.

Es muy recomendable que una vez que termines una tarea o bien la taches, le pongas un check, lo que a ti te guste más. Así verás que vas finalizando tareas y podrás centrarte en las siguientes.

Después de conocer estas ventajas, en la planificación, tendrás que elegir el tipo de agenda que más te convenga: por semanas o días del mes, por horas del día, e incluso por divisiones de minutos, si fuese necesario.

Ya queda menos para acabar el año y con ello llega la hora de ir pensando en comprar o cambiar de agenda para el año siguiente.

Como bien sabes, utilizar una agenda anual y en soporte de papel tiene multitud de beneficios y ventajas.

  • Ordenar toda la información en un solo lugar.

Esta es una de las principales ventajas de tener este hábito. Puedes organizar y planificar todas las tareas reuniones de trabajo, citas, así como datos más personales como médicos, cumpleaños, etc.

  • Estructurar tu tiempo.

Aunque cada vez surgen aplicaciones tecnológicas que cumplen buenas funciones de gestión del tiempo, la realidad es que la agenda tradicional en soporte de papel sigue triunfando porque ofrece precisamente esta funcionalidad, útil y cómoda.

Además podrás tener una visión más realista de tu tiempo.

  • Puedes llevarla contigo

Las agendas de papel puedes llevarlas siempre contigo; allí donde vayas. Puedes meterlo en el bolso, mochila… Y lo mejor es que este tipo de soporte no es vulnerable a los efectos negativos que pueden sufrir las tecnologías, como errores, baterías, etc.

  • Agenda totalmente personal.

Una agenda de papel está escrita a mano. Es decir, al tener que anotar tú con tu puño y letra cualquier observación interesante o importante lo hace muy personal. Añadiendo tus abreviaturas, pegatinas, dibujos, bolígrafos de colores.

Además, será un bonito recuerdo en el futuro, cuando la leas y no puedas evitar revivir los momentos especiales en tu vida laboral. Como si se tratara de un diario personal.

  • Liberas tu mente.

Resulta muy cómodo consultar el día previo cuales son las obligaciones, tareas del día siguiente. Y así, cuando tienes todo anotado, te relajas y tranquilizas. Así evitarás despistes innecesarios, como por ejemplo, olvidar una reunión importante.

  • Organizar tu agenda.

Tener la agenda organizada te permite logar tus metas dado que podrás controlar cuándo y cómo quieres llevar a cabo tus actividades.

Además, llevar una agenda te permite establecer un seguimiento de tu rutina.

¿Qué elementos son necesarios en una agenda?

  1. Debe ser tu alter ego.

Debería estar siempre contigo o casi siempre a tu alcance. Así podrás anotar cualquier cosa que debe ser recordado. Nunca sabemos si lo que debemos recordar puede ser de utilidad más adelante o algo insignificante. Pero qué mejor que tenerlo anotada que luego estar intentando recordar.

  1. Ser repasada con frecuencia.

Lo recomendable sería revisarla antes de dormir, así podrás hacerte una idea de lo que harás al día siguiente y organizarte cuándo te levantas para enfocar todos los planes acorde a tu planificación.

También podría ser por la tarde al finalizar toda tu tarea del día. Busca tu mejor momento para hacerlo, pero de nada sirve tener una agenda sino la revisas y pasa desapercibida.

  1. Elimina las tareas realizadas.

Es muy recomendable que una vez que termines una tarea o bien la taches, le pongas un check, lo que a ti te guste más. Así verás que vas finalizando tareas y podrás centrarte en las siguientes.

Después de conocer estas ventajas, en la planificación, tendrás que elegir el tipo de agenda que más te convenga: por semanas o días del mes, por horas del día, e incluso por divisiones de minutos, si fuese necesario.